Torrijas de Carnaval: receta fácil y económica para celebrar este día

Torrijas de Carnaval: receta fácil y económica para celebrar este día

Las torrijas, también conocidas como torrejas o tostadas, son un postre que por tradición se preparara el martes de Carnaval en el norte de España, pero en otras regiones lo comen durante Semana Santa.

Aunque es un postre de gran importancia en España, también se consume en varios países alrededor del mundo. Las torrijas tienen gran presencia en Centro y Sur América, y también son populares en varios países de Europa. En Francia las llaman pain perdu (pan perdido), en Gran Bretaña las denominan poor knights of Windsor (pobres caballeros de Windsor), en Portugal las conocen como rabanadas, aunque son más un dulce típico de Navidad. En Estados Unidos las llaman french toast (tostada francesa),  y en Alemania se conocen como  arme ritter (caballeros pobres).

Este postre se solía preparar especialmente en tiempo de dificultad económica, ya que no sólo permite aprovechar el pan que ha sobrado en días anteriores, sino que los ingredientes necesarios son baratos y con frecuencia se pueden encontrar en la mayoría de hogares.

Las torrijas son un postre que las personas llevan preparando durante miles de años, desde la época del Denario. Su historia se remonta a la Antigua Roma, donde Marco Gavio Apicio, un gastrónomo romano del siglo I d. C., aficionado a las comidas exquisitas y supuesto autor del libro De re coquinaria (Sobre materia de cocina) incluyó a las torrijas en su recetario.

Ingredientes

(€0.86 para 4 porciones)

-1/2 barra de pan del día anterior. (€0.25)

-1 vaso de leche. (€0.15)

-1 huevo. (€0.12)

-1 cucharada de canela en polvo. (€0.04)

-2 cucharadas de azúcar. (€0.10)

-Aceite de girasol. (€0.20)

Preparación

  1. Vertemos la leche en un cazo y la ponemos a fuego lento, le añadimos las 2 cucharadas de azúcar y la cucharada de canela. Removemos muy bien con varillas y dejamos emulsionar sin que llegue a hervir durante unos diez minutos y retiramos del fuego.
  2. Cortamos el pan en rebanadas de aproximadamente 2 cm. de grosor. Colocamos las rebanadas en una fuente y con ayuda de un cucharón, vertemos la leche encima, empapando bien cada una de ellas. Las dejamos en remojo unos 10 minutos para que queden jugosas.
  3. Batimos el huevo en un cuenco y ponemos la sartén con aceite a calentar. Escurrimos suavemente cada rodaja de pan y las rebozamos en el huevo batido. Freímos las rebanadas hasta que estén doradas por ambos lados.
  4. Las colocamos en un plato con papel absorbente de cocina para quitarles el exceso de aceite. Y para servir, les añadimos azúcar y canela al gusto.

Esta receta es muy económica y rápida de preparar, además de ser exquisita.

¡Prepáralas en familia y disfruta del Carnaval!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *